La mejor web de automóviles Peugeot. Todo lo que desees saber sobre tu Peugeot. La experiencia de miles de usuarios reunida: trucos, tecnología, mecánica, foros, solución de problemas, si tiene un Peugeot pase a conocerla.

Club Peugeot España

Toda la información de tu automóvil Peugeot

La mejor web de automóviles Peugeot. Todo lo que desees saber sobre tu Peugeot. La experiencia de miles de usuarios reunida: trucos, tecnología, mecánica, foros, solución de problemas, si tiene un Peugeot pase a conocerla. En linea desde 2005.

Baterías de coches, ¿merece la pena invertir?

¿Merece la pena invertir en una buena batería?

Si hay algún dispositivo del coche que requiere un especial cuidado en su compra y conservación, éste es la batería. No en vano el 42,5% de los servicios de asistencia realizados en carretera en 2004 se relacionaron con problemas de batería, mientras que el 13,92% de las averías estaban relacionadas con el motor, según el RACC.

 

El principal problema es que el mercado de las baterías es extenso y muy variado y se pueden encontrar hasta veinte marcas distintas, cada una con un precio y una calidad. ¿Cuál elegir? ¿A mayor precio, mayor calidad? Los expertos en motor aconsejan, independientemente del modelo que se elija, optar por baterías que ofrezcan un mínimo de dos años de garantía, tener en cuenta las que tengan una reserva de arranque superior a 300 amperios y una buena protección que impida las fugas de ácido (sustancia que contienen en su interior), evitando así la corrosión del motor.

La mejor opción de compra es la que reúne todas estas características: baterías de gama media -ni las más baratas ni las más caras- con amperaje similar al recomendado por el fabricante o algo mayor si el vehículo cuenta con muchos dispositivos electrónicos adicionales. Aunque a partir de 40 euros se pueden adquirir baterías de cierta calidad, las más completas rondan los 50-55 euros o más.

Y conviene comparar precios: en los talleres oficiales son más caras que en los tradicionales o en tiendas especializadas. En cuanto a su vida útil, lo habitual es que lleguen a los 4-5 años o incluso más si se presta atención a su mantenimiento.

Tipos de batería
La diversidad de modelos de este dispositivo, cuya misión es la de proporcionar la potencia necesaria para encender el motor de arranque y proteger al mismo tiempo el sistema eléctrico, es enorme.

Clasificación según el mantenimiento:
Baterías que necesitan mantenimiento: requieren agua destilada para funcionar. Son más económicas, hasta un 10%, pero menos cómodas por la atención que precisan. Cada vez se utilizan menos.
Baterías que no necesitan mantenimiento: son las más usadas por su comodidad, aunque también algo más caras. Es importante que una vez al año sean revisadas por un técnico que verifique su buen estado. Dentro de este grupo destacan las de aleación de cadmio plomo y cadmio plata, que se colocan sobre todo en vehículos de gama alta por su mayor duración y rapidez de recarga, aunque son más caras que el resto.
Algunos especialistas recomiendan comprar las baterías vacías y posteriormente llenarlas con el líquido, pues una batería puede permanecer en tienda o en un taller un periodo largo antes de venderse y existe peligro de fuga del líquido (el ácido) o incluso puede perder calidad. Estas baterías se reconocen porque tienen líquido reseco en la parte de abajo, con lo que su vida útil puede ser inferior. Otra pista para detectar fugas es que la estantería en la que han permanecido presente manchas del ácido reseco.

Clasificación según el amperaje:

Los fabricantes indican el amperaje que cada vehículo requiere y proporcionan este dato mediante la unidad Amper hora (Ah). Según los expertos, no se debe adquirir una batería con un amperaje inferior al indicado por la marca del coche, pero sí puede ser superior en función del número de elementos eléctricos que se deban encender. También hay otros casos en los que el amperaje recomendado por los talleres es algo superior, como en el caso de vehículos viejos o con motores castigados.

Estas indicaciones del fabricante aparecen en la batería original del coche y en el manual del usuario del vehículo.

Para coches de gasolina y sin aire acondicionado: baterías de 45 amperios.
Para coches de gasolina y con aire acondicionado: baterías de 55 amperios.
Para coches de gasolina y diesel de gama media: baterías de 75 amperios.
Para los coches de lujo: baterías de 70 a 90 amperios.


Elementos dañinos para las baterías:
Los especialistas en motor aseguran que una batería bien cuidada y utilizada correctamente garantiza y alarga su buen funcionamiento. Para ello se debe tener en cuenta qué puede afectar a la buena salud de una batería:
- El mal funcionamiento del sistema de carga, debido a un fallo en el regulador de voltaje. Por eso se recomienda que se carguen en presencia de un experto.
- Secado de las celdas porque no tiene los niveles de agua suficientes.
- Una mala colocación de la batería, de manera que ésta pueda vibrar y la vibración es uno de los factores que más dañan a la batería, por lo que se recomienda que vaya bien sujeta al vehículo.
- Fallos en el sistema de arranque, por lo que le exige más fuerza a la batería.


Cómo cuidar una batería:
Nivel de agua. Es necesario verificar a menudo el nivel del agua y que el mantenimiento sea periódico, como mínimo una vez al año.
Corriente eléctrica. Siempre que se vaya a instalar un accesorio electrónico en el coche conviene consultar con un técnico si la potencia de la batería será suficiente, porque es posible que interese sustituirla por el aumento de demanda de corriente eléctrica.
Sistema de carga. Revisar el sistema de carga del coche, el alterador y regulador de voltaje, para evitar sobrecargas y descargas.
Con lluvia. La lluvia obliga a limpiar a menudo el acumulador para evitar que se ensucien los conectores y se pierda el contacto e impidiendo que se recargue la batería. Además, con la suciedad se corre el peligro de que penetre alguna impureza en el electrolito y la batería dure menos. Por eso es importante que los tapones estén bien puestos.
Con el frío y nieve. Es bastante común que en las mañanas frías, después de haber helado, el coche no arranque o tarde más en arrancar. En estos casos, y siempre que se sospeche que es debido a la batería, se recomienda acudir a un taller o un centro especializado y no tocar nada de la batería.
Con el calor. El calor desgasta los materiales de la batería, de manera que se debe comprobar con mayor cuidado en cualquier otra época del año el nivel del agua y el limpiado de los postes.

 

Fuente: revista.eroski.es