Usted es el único responsable del uso que haga de estos bricos. Sea cuidadoso en la manipulación de su vehículo. Muchos de estos trabajos afectan a la seguridad. Si no sabe como hacerlo o tiene dudas NO LO HAGA.  Reclamar / Claim

Muchos de los trabajos aquí expuestos conllevan el manejo de materiales y residuos altamente contaminantes. Sea respetuoso con el Medio. Guarde los deshechos en recipientes adecuados y entréguelo en un punto limpio o de gestión de residuos. Bajo ningún concepto tire nada a los contenedores habituales de recogida de basura.


307 - Instalar manos libres.

¿Usáis el teléfono móvil mientras estáis al volante? ¿Estáis hartos de que el de atrás os vaya dando pitadas con el sonido atronador del claxon? Sabed que podríamos ser nosotros mismos… Porque no hay excusa: estáis en un gran error. Deberíais avergonzaros y no engreíros ni mirarnos mal mientras os pitamos. 

Hoy en día el teléfono móvil lo tienen hasta los niños de 10 años (y muchas veces lo usan con más inteligencia que otras personas más grandes, supuestamente maduras). La seguridad vial no puede ser infravalorada, tened esto bien presente, sobre todo cuando no solo entra en juego la vuestra, sino la de los demás.

He aquí entonces una pequeña ayuda para todas aquellas personas que no quieren renunciar a la comodidad de responder a sus llamadas, continuando mientras su relajante conducción.
Empezaremos por describir un kit genérico de instalación, el cual podréis, queriendo, montarlo por vosotros mismos sacrificando una siesta en vuestro garaje.

Veréis que valdrá la pena: sea económicamente o sea por la satisfacción que da no dejar que otros metan mano a vuestro hermoso coche.

Tomaremos como ejemplo el kit de manos libres CarK-126 de Nokia (pero vale cualquier manos libres de instalación, aunque sea marca “el avión”, siempre y cuando tenga toma para el cable ck-mute indicado para vuestro teléfono). ¿Cómo decís? Ah que no hemos dicho el precio de los componentes. Los precios pueden ser muy variables, pero con poco más de 150 € tendréis un sistema de manos libres vehicular con centralita fija y con la función “mute” automática, es decir, vuestra radio “enmudecerá” al recibir una llamada y oiréis por los altavoces a vuestro interlocutor (todo eso se consigue a través del conector ISO de la radio).

Tomaremos para el ejemplo el manos libre de Nokia (este documento es una traducción de un artículo del 307 club italiano en el cual usaban como ejemplo el susodicho manos libres, pero como ya decíamos antes, puede usarse otro de similares características).

En el momento de desenvolver el paquete que os llegará os tiraréis de los pelos pero es normal, y os preocupéis porque siempre estaremos aquí para ayudaos. Recibiréis algo así:



Centralita de comunicaciones
Altavoz externo
Cápsula microfónica
Soporte para vehículos
Estante orientable
Fusibles de línea
Cables de alimentación
Cables de interfaz
Y todo lo necesario…

Empezamos entonces con algunas recomendaciones:
-Antes de empezar cualquier operación aseguraos de que la batería del coche está desconectada, y de que permanezca desconectada durante todo el proceso de instalación.

-Haceos un esquema mental de dónde podréis posicionar los diferentes elementos y estad bien atentos a que estos no interfieran al funcionamiento del vehículo, en particular no paséis cables por lugares con piezas en movimiento (volante, pedales, asientos…).

-Aseguraos de no instalar nada en las proximidades de zonas especialmente peligrosas en un accidente, o peor aún de manera que interfieran a la desgraciada apertura de los airbag.

Pasemos ahora a la instalación:
Por comodidad y elegancia he decidido instalar la centralita dentro del salpicadero y de sacar la toma de alimentación directamente de los cables del sistema estéreo.

Proceded entonces al desmontaje: después de quitar el casillero portaobjetos insertad dentro de los cuatro agujeros del autoradio unos remaches (o algo parecido, lo importante es el diámetro) hasta que oigáis unos “clic” que significarán que la radio se ha desbloqueado.

Deslizad la radio tirando delicadamente hacia vosotros prestando muchísima atención a la fase final en la que deberéis sacar los cables que están conectados a la radio: muchas personas haciendo eso han arañado el marco de color aluminio con las esquinas de la radio (¡afilado como una cuchilla!).


Si queréis, para no tener problemas de movimiento os sugiero que desmontéis también la cubierta de la palanca de cambios y el cenicero (tirando con delicadeza), así tendremos un área de trabajo limpia y espaciosa.


Proceded al desmontaje de todo el lado izquierdo-bajo del salpicadero, tiene tres puntos de anclaje. Dos torx que se pueden ver en las inmediaciones de la salida de aire y uno de plástico blanco un poco más abajo cerca de los pies del pasajero. No es nada difícil quitarlo, una vez desmontada la pieza lleváosla a vuestro banco de trabajo y pegadle la centralita (cuidado con las medidas porque luego tendremos que volverlo a montar).

Pegadla con cinta de doble cara o atornilladla… a vuestra elección pero recordad tomar las medidas antes de nada.


He decidido instalar el micrófono en el techo, pero no a la vista: el plafón de las luces ha demostrado ser un sitio bien cómodo, si miráis con atención notaréis que hay una pequeña rejilla adaptada para tal fin.

Desmontad entonces el plafón extrayendo el cubre bombillas con delicadeza y luego quitad los tornillos que fijan el plafón al “cielo” del coche. Desenganchad los conectores y llevaos a casa todo el maromo.


Os sugiero que desmontéis la cápsula microfónica para poder acoplarla mejor al lugar preparado sobre las rajitas del interior del plafón:


Una maravilla: no nos queda más que deslizar el cable del micrófono dentro del bastidor izquierdo del parabrisas (sin olvidar de hacerlo pasar junto al resto de los cables dentro del plafón) y hacerlo desembocar bajo los pies del pasajero.

Por el momento dejadlo ahí colgando. Proceden entonces a la conexión de todos los cables, como viene indicado en el manual de vuestro manos libres: no os olvidéis de pasar la alimentación a través de los fusibles que se os han suministrado para evitar daños en caso de sobrecargas eventuales o funcionamiento defectuoso. Personalmente he usado conectores mammut o clemas (solución muy discutible, pero en casa no tenía otra cosa). Preguntad en vuestra tienda de electrónica por otras soluciones.


Ok, vamos ahora a instalar el soporte de teléfonos para vehículos con base orientable. Pero ¿puedo permitirme frenar toda vuestra fogosidad? Recordad bien que el soporte será la única pieza que quedará siempre a la vista, por lo tanto armaos de paciencia, calma e inventiva para posicionarlo en un sitio bien visible desde la posición de guía, que no entorpezca los movimientos del pasajero y mejor aún que quede bonito. Un sitio chulo es junto al climatizador automático.

Miradlo, os presento al señor “soporte”: mirad que está fijado con tornillos de auto rosca, tan prácticos como sólidos: lo importante es que antes de atornillar nada, hagáis un pequeño agujerito de control con un alfiler, para evitar hacer agujeros en sitios que no se pueda. Nos ahorraremos estropear los plásticos inútilmente.


En este momento conectad todos los cables de interfaz entre centralita y soporte. Os sugiero también que conectéis el cable de mute para la radio, que va conectado dentro del único pin vacío de vuestro conector ISO (no el vuestro, sino el de la radio, claro está).

A la centralita estará conectado también el altavoz externo a través de un jack. En este punto somos muy afortunados, porque mamá Peugeot nos ha regalado un compartimiento que parece hecho a propósito para él… ¡ese extraño escondite cercano al cajón de los fusibles es estupendo!
Mirad que bien queda aquí:


Un último jack y trabajo completado…


Ahora gozad con tranquilidad vuestra nueva instalación de manos libres y admirad que elegante es entrar en el coche y no ver otra cosa que el soporte del teléfono, sin ningún cable suelto por el coche.

Cuando recibáis una llamada la radio apagará la música, mostrando en el ordenador la frase “En espera” y vosotros solo tendréis que esperar tres tonos para empezar a hablar directamente con vuestro interlocutor. Al final de la llamada, se recuperará automáticamente le volumen de la radio.
Y os recuerdo que no es ni siquiera una cifra exagerada. 150 € para vuestra seguridad (y la de los otros) no es nada…
Etiquetas: bricos,