Serie especial Tech Edition Peugeot 208

La nueva serie especial Tech Edition de Peugeot 208, da protagonismo a las funciones de ayuda a la conducción más avanzadas y más útiles en el día a día.

Park Assist, cámara de visión trasera, Active City Brake, navegador 3D Peugeot Connect NAV... el Peugeot 208 Tech Edition está perfectamente equipado para moverse en la ciudad y disfrutar de la carretera.

El Peugeot 208 aúna un diseño moderno y elegante con un estilo deportivo. Un vehículo lleno de carácter y energía, con unas excelentes prestaciones y un confort y seguridad que invitan a vivir una experiencia de conducción de primer nivel, gracias al Peugeot i-Cockpit®. Unas características que se ven reforzadas con el arsenal tecnológico de la nueva serie especial Tech Edition.

Preparado ante cualquier situación que pueda presentarse tanto en ciudad como en carretera, el Peugeot 208 Tech Edition cuenta, de serie, con el navegador 3D Peugeot Connect NAV, además de Park Assist, cámara de visión trasera y sistema de ayuda al estacionamiento delantero.

El Peugeot 208 Tech Edition puede “aparcar solo”, gracias a la tecnología Park Assist, que detecta un espacio ideal para estacionar, teniendo en cuenta las dimensiones del vehículo, gracias a los sensores implantados en los paragolpes delantero y trasero. El vehículo maneja la dirección, mientras que el conductor se encarga de la aceleración, el freno, la caja de cambios y el embrague, si su automóvil está equipado con cambio manual. En cualquier momento, el conductor puede recuperar el control de la dirección agarrando el volante.

Para unos desplazamientos urbanos tranquilos y seguros, el equipamiento de serie del Peugeot 208 Tech Edition incorpora el Active City Brake, un sistema de frenado automático ante riesgos de colisión. Este dispositivo cuenta con un sensor láser de corto alcance, con tecnología LIDAR, situado en la parte superior del parabrisas. Detecta obstáculos como un vehículo, detenido o en movimiento, que circule en el mismo sentido y por el mismo carril. Si el conductor no interviene, a una velocidad máxima de 30 Km/h, el Active City Brake se pone en marcha, realizando un frenado a plena potencia de modo automático, con el fin de evitar o minimizar las consecuencias de una posible colisión.