PSA quiere resucitar Talbot para la gama de coches baratos.

La firma Talbot, propiedad del grupo PSA Peugeot Citroën, podría resucitar en el mercado para dar nombre a la nueva gama de vehículos económicos con los que el grupo francés quiere conquistar el mercado de los países emergentes. Los modelos M3 y M4 que el grupo lanzará en Vigo en el 2012 podrán ser los primeros en usar la emblemática firma. La idea es distinguir sus dos sellos estrella -Peugeot y Citroën-, de los «low cost» para el mercado emergente.

 

 

 

Talbot nunca se ha caracterizado por ser una marca de bajo coste, más bien todo lo contrario. La emblemática T, originaria de Gran Bretaña, coronó las defensas de emblemáticos altos de gama a finales de la década de los 70, cuando Peugeot tomó el control de Chrysler Europe (de aquella época son los Talbot 150, 180, Solara y Tagora). Pero la multinacional francesa ha creído conveniente distinguir en el mercado los nuevos vehículos de entrada de gama con un sello diferente, que los desvincule de Peugeot y Citroën, y el estudio de viabilidad iniciado hace unos meses parece haber concluido que Talbot, propiedad de la multinacional gala, es la marca que mejor se ajusta al doble objetivo: establecer la diferencia con el resto de la producción del grupo y competir con nombre propio en un segmento que hasta ahora ha estado liderado en solitario por Dacia, el sello de bajo coste del constructor francés Renault

Los primeros en lucir de nuevo la T de Talbot deberían de ser, según la prensa especializada francesa, los modelos Peugeot M3 y Citroën M4 que estrenarán el segmento de bajo coste de PSA en el 2012 y cuya producción ha sido encomendada a la factoría de Citroën en Vigo.

Supuestamente, ambos coches vendrían a sustituir al Peugeot 206 y al Citroën C3 Classic (el C3 de la primera generación que todavía se vende en algunos países) con precios todavía más asequibles.

En la prensa rumana, ayer se especulaba con que los nuevos nombres de guerra en el mercado de los vigueses M3 y M4 bien podrían ser Talbot Samba y Talbot Horizon, en homenaje a dos de los modelos más conocidos de la emblemática marca, y que fueron fabricados allá por la década de los 80. Tal suposición carece de base científica, pero lo que es seguro es que PSA Peugeot Citroën está estudiando esta posibilidad.

Marcar diferencias

El propio presidente de PSA, Philippe Varin, ha explicado la necesidad de establecer una diferencia entre la gama de bajo coste y el resto de los vehículos que fabrica el grupo. Según las explicaciones del patrón de PSA, los modelos de bajo coste «no son compatibles» con la política comercial de las marcas Peugeot y Citroën en el mercado occidental. «El objetivo marcado en nuestras dos marcas es vender a nuestros clientes vehículos de estilo, y de gamas superiores», afirmó recientemente.

La estrategia de PSA otorga prioridad a mejorar su posicionamiento en el mercado premium, como lo demuestra la apuesta de Citroën por la gama DS, pero se apoya en los nuevos modelos asignados a la factoría gallega, que se venderán en países de la cuenca del Mediterráneo, Oriente próximo y África, para crecer en volumen.

 

Fuente: La Voz de Galicia.

Etiquetas: Noticias,