Un conductor recuperaría 6.600 euros si vendiera su coche de seis años de antigüedad

Un conductor que decida vender su automóvil usado a los seis años de haberlo comprado recuperaría un importe total de alrededor de 6.600 euros, mientras que uno que decida vender su coche a los diez años obtendrá un importe prácticamente nulo, según un estudio elaborado por Peugeot sobre datos de un vehículo medio de su gama como el 308.

La firma señaló que la media de renovación de un automóvil en España es más elevada que en otros países de Europa. Así, en el mercado español los vehículos se sustituyen cada diez años, mientras que en Europa la media de renovación es de en torno a los seis años.


El estudio realizado por Peugeot, al que tuvo acceso Europa Press, refleja que el valor residual de un vehículo de seis años se mantiene en el 22% mientras que el de uno de diez años apenas alcanza el 5%. Según los cálculos de la compañía, en función de un automóvil de tipo medio, un conductor podría vender su coche usado de seis años por unos 3.000 euros, mientras que el valor de un coche de diez años sería prácticamente nulo.

Asimismo, el informe señala que el coste de mantenimiento de un coche aumenta al sobrepasar los cinco años de antigüedad, lo que podría suponer que un conductor que venda el coche a los seis años se podría ahorrar hasta 2.800 euros en este tipo gastos.

Por otro lado, desde el estudio de Peugeot, realizado con datos internos de la empresa, se pone de manifiesto que en cuatro años el consumo medio de un vehículo aumenta en torno al 20%, por lo que comprar un coche nuevo y vender uno de seis años repercutiría en un ahorro de combustible de unos 800 euros (para un consumo de medio de unos 5,7 litros por cada cien kilómetros recorridos).

A raíz de estas cifras, la compañía automovilística resaltó la importancia de concienciar a los consumidores de los beneficios que conlleva la renovación de un automóvil a los seis años, en lugar de esperar a los diez años, cuando el vehículo ha perdido la práctica totalidad de su valor residual, además de tener unos mayores gastos de mantenimiento y un consumo superior al de los coches nuevos.

 

Fuente: La Vanguardia Motor

Etiquetas: Noticias,