Peugeot 508 1.6 e-HDi. Más y mejor.

El Peugeot 508 es el nuevo buque insignia de la marca francesa. Enseña las líneas maestras que determinarán el diseño de sus futuros modelos con unos trazos basados en el concept SR1 presentado en el Salón de Ginebra de 2010. Sin dar la espalda al diseño que ha imperado en los modelos de Peugeot en los últimos años, la carrocería del 508 presenta un cambio generacional que sus coches llevaban pidiendo desde hace algún tiempo. Sus rasgos más importantes son las líneas afiladas, los faros y pilotos alargados, una gran entrada de aire frontal y un logo que gana protagonismo tanto en la parte delantera como en la trasera.


Sustituye al exitoso 407 si bien también podemos considerarlo el reemplazo del extinto 607 ya que por tamaño -4,8 metros de longitud- se encuentra a medio camino entre ambos modelos. El 508 es una gran berlina que destaca por el atractivo diseño de su carrocería, su buena habitabilidad, la calidad de los materiales interiores y su generoso maletero. El salto cualitativo del 407 al 508 es evidente porque la marca francesa ofrece ahora "más coche" y mejor calidad general.

La gama del 508 se compone de dos versiones de carrocería: sedán de cuatro puertas o familiar SW. Ambas cuentan con las mismas opciones de motorización, dos de gasolina y cinco diesel, todas de cuatro cilindros. Los propulsores de gasolina son los 1.6 VTI 120 CV CMP y 1.6 THP 156 CV y en cuanto a las variantes de gasóleo se encuentran los 1.6 HDI 112 CV FAP, 1.6 e-HDI 112 CV FAP CMP Blue Lion, 2.0 HDI 140 CV FAP, 2.0 HDI 163 CV FAP y 2.2 HDI 204 CV Automático.

Existen cuatro niveles de acabado denominados Access, Active, Allure y GT, pudiendo elegirse entre uno u otro dependiendo de la motorización. Hay una quinta opción de equipamiento posible, Business Line, sólo disponible para empresas. Desde el acabado más básico -Access- el 508 cuenta de serie con elementos como el asiento del conductor con ajuste de altura, asistente de arranque en pendiente Hill Assist, aire acondicionado, regulador y limitador de velocidad, faros antiniebla con función de "cornering" o el volante de cuero multifunción.

La nueva berlina gala se fabrica en la planta de Rennes (Francia) y el rango de precios parte desde los 22.600 euros del 508 1.6 VTi 120 CV Access CMP hasta los 37.700 euros del 508 SW 2.2 HDI 204 CV GT Automático. Estas tarifas lo sitúan por encima de la media de los modelos con características similares.

La versión que ha pasado por nuestras manos ha sido el Peugeot 508 1.6 e-HDi 112 CV FAP CMP6 Active, la única variante que cumple el estándar Blue Lion que la firma francesa otorga a sus coches menos contaminantes. Esto se consigue gracias a un motor turbodiésel 1.6 parco en consumos y con tecnología microhíbrida e-HDi que asocia al propulsor un sistema Stop&Start de parada y arranque automáticos. Esta variante se comercializa exclusivamente con una transmisión manual pilotada de seis velocidades CMP6. Si principal virtud son unos consumos reducidos y unas emisiones de 115 gramos de CO2 por kilómetro recorrido, una cifra excelente para un vehículo de este tamaño.

 

LA PUEBA:
La carrocería del Peugeot 508 está repleta de formas afiladas que le otorgan muchísima personalidad a su diseño, donde encontramos un perfecto balance entre deportividad y elegancia. Además, la aerodinámica ha sido un aspecto especialmente cuidado y prueba de ello es su excelente Cx de 0,25. La carrocería tiene tres volúmenes -cuatro puertas- no existiendo una alternativa de cinco puertas con portón trasero salvo que nos decantemos por la versión familiar SW.

Como viene siendo tradicional en los coches del fabricante galo la entrada de aire frontal sigue teniendo un gran protagonismo en la parte delantera, aunque ha reducido su tamaño con respecto al resto de modelos de la marca del león. Los faros se alargan hacia los laterales y en nuestra unidad eran de xenón direccionales y con luces diurnas de tecnología led -opcional por 672,91 euros-. Sí es de serie en todos los niveles de equipamiento los faros antiniebla con función de cornering. El logo de Peugeot tiene un lugar destacado en el capó, es de gran tamaño y está perfilado por una hendidura.

La vista lateral muestra unas formas fluidas de corte clásico y dejan ver una cintura de línea ascendente. Los espejos retrovisores exteriores -plegables eléctricamente- contienen los intermitentes laterales y las llantas de aleación con cinco radios dobles son de 17 pulgadas, con neumáticos en medida 215/55 R17.

En la zaga se observa un estilo depurado, sin elementos que recarguen el conjunto. La parte superior del maletero queda muy elevada, con una tapa lisa coronada por una tira cromada -que en nuestra unidad, con escasos meses de vida, se estaba despegando en algunos puntos-. Los alargados pilotos tienen un diseño que recuerda a unas garras. El león que forma el logo de la marca domina la vista posterior situándose en el centro mientras que la denominación "508" está colocada bajo el faro trasero derecho y esconde en el centro del "0" el botón de apertura del maletero.

Diseño interior
La primera impresión que tenemos al acceder al habitáculo del Peugeot 508 es que nos adentramos en un coche de un segmento superior. La calidad visual es excelente, todos los elementos se encuentran perfectamente integrados, la presentación es elegante e invita a viajar disfrutando del trayecto. Observando con más detenimiento veremos que proliferan los plásticos duros aunque bien ajustados y de tacto agradable. El salto de calidad con respecto al 407 es indudable.

El espacio es amplio en todas las plazas aunque se agradecería más anchura en los asientos traseros. El volante tiene un tacto satisfactorio y está ligeramente achatado en su parte inferior con la intención de dejar más espacio para las piernas del conductor. El cuadro de instrumentos es muy completo con dos relojes principales formados por el velocímetro y el cuentarrevoluciones y tres más pequeños que indican la temperatura del aceite y del líquido refrigerante -es de agradecer que se den ambos datos, algo muy poco habitual- y del nivel de combustible. En el centro hay una pantalla multifunción que nos indica la marcha engranada, las instrucciones del navegador o la activación del regulador de velocidad, entre otras funciones. Las cubiertas de las dos esferas principales reflejan demasiado cuando la luz directa incide en ellas lo que dificulta poder ver sus indicaciones. Desde esta versión Active cuenta de serie con el denominado Pack Confort que incluye el encendido automático de luces, sensor de lluvia y el retrovisor interior electrocromático.

En la consola central destaca el navegador "WIP Nav Plus", un elemento opcional por 1.105,49 euros que incluye una pantalla a color de siete pulgadas donde se muestra la información del navegador GPS con cartografía europea -incluida en una tarjeta SD-, radio CD MP3 con kit manos libres bluetooth, conexión USB para dispositivos externos y acceso a los servicios Peugeot Connect SOS y Peugeot Connect Assistance.

Estos dos últimos servicios se activan mediante dos botones situados en el túnel central. Peugeot Connect SOS lanza una llamada de emergencia automática en caso de activarse los airbags o cinturones pirotécnicos, aunque también se puede activar manualmente pulsando el botón durante tres segundos. El servicio Peugeot Connect Assistance, a utilizar en caso de avería, se activa presionando el botón con el logo de la marca durante dos segundos y permite a Peugeot geolocalizar el coche, hacer un análisis técnico previo a distancia y enviar una asistencia.

Habitabilidad
La habitabilidad y la comodidad en todas las plazas es uno de los puntos fuertes del 508. El espacio en las plazas delanteras es destacado, los asientos gozan de un buen mullido y tamaño y cuentan con reglaje lumbar eléctrico. Ambos asientos disponen también de apoyacabezas activos que evitan el peligroso latigazo cervical en caso de accidente.

En los asientos traseros falta algo de anchura para los hombros de tres pasajeros adultos pero si viajan dos personas disfrutarán de un gran confort ya que no hay problemas de espacio en altura o longitud. Las dos plazas lateras traseras tienen fijaciones Isofix y también anclajes Top Tether para fijar dispositivos de retención infantil que utilicen este sistema. Una sección del respaldo de la plaza central es abatible, dejando un cómodo reposabrazos con dos portalatas -con tapa-. En el espacio que queda donde estaba el respaldo de la plaza central encontraremos una trampilla que conecta el habitáculo con el maletero y permite transportar objetos alargados como unos esquíes.

En la consola central encontraremos el mando que maneja el equipo de navegación, el de sonido y las funciones del teléfono. Es una especie de "joystick" similar al de otras marcas -como el i-Drive de BMW- que nos permite movernos por los distintos menús del navegador y cuyo manejo puede resultar complejo por lo que requiere un cierto periodo de adaptación. Además, está situado en una posición retrasada lo que supone que hay que girar el cuerpo para manejarlo, algo que puede resultar especialmente incómodo mientras se conduce. Queda el consuelo de que las principales funciones también se pueden gestonar desde los botones integrados en el volante. La pantalla del navegador, de siete pulgadas, se ve muy bien y se encuentra alojada en la parte superior de la consola, encima de dos portalatas extraíbles, la radio y del sistema de climatización.

El climatizador bizona funciona realmente bien y dispone de salidas de aireación traseras, un agradable detalle de "berlina grande". Bajo éste se encuentra un encendedor y un cenicero extraíble, ocultos por una tapa. La guantera tiene una enorme capacidad y está refrigerada mediante un mando circular que nos permite regular de forma sencilla el caudal de aire que entra en el compartimento.

Entre los asientos delanteros hay un reposabrazos cuya tapa se puede abrir para acceder a un espacio de almacenamiento que tiene una toma de 12V y conexiones USB y auxiliar. La apertura del reposabrazos se hace de forma lateral, orientada hacia el conductor, lo que complica a otros ocupantes del vehículo el poder abrirlo o coger cosas de su interior.

A la izquierda del volante están los botones de apertura del maletero y del depósito y debajo de estos hay un peculiar cajetín que se abre para acceder a los mandos que desactivan el control de estabilidad, el sensor de aparcamiento trasero o el sistema Stop&Start. Aquí también encontramos un hueco de tamaño irregular para depositar pequeños objetos y que desaparece si optamos por equipar el sistema Head up Display.

De hecho, la cantidad de huecos para los objetos repartidos por el habitáculo varían mucho en función del equipamiento elegido. Decantarnos por el navegador, el Head up Display o el freno de mano eléctrico nos robará muchos compartimentos donde dejar nuestras pertenencias.

El maletero ofrece un volumen de 497 litros bien aprovechables, a los que hay que añadir los 48 litros extras que hay en el compartimento bajo el piso si optamos por tener un kit de reparación de pinchazos en lugar de una rueda de repuesto. Hay ganchos en el suelo para colocar una red y dos perchas extraíbles en los laterales. La boca de carga es estrecha lo que puede complicar la introducción de objetos voluminosos. El respaldo de los asientos traseros es abatible en dos mitades asimétricas para obtener una capacidad mayor.

Tecnología e-HDi & Cambio manual pilotado
El 508 ha sido el primer modelo de Peugeot en llevar la tecnología microhíbrida e-HDi -actualmente también está disponible para el 308 que también hemos probado-. Se trata de un motor turbodiésel de cuatro cilindros en línea, ocho válvulas, 1.560 centímetros cúbicos y filtro de partículas que desarrolla 112 CV a 3.600 rpm y ofrece un par máximo de 285 Nm a 2.000 rpm.

El propulsor está asociado a un sistema Stop&Start de arranque y parada automáticos, eficaz y silencioso, que promete una reducción en el consumo de combustible de hasta el 15% en los trayectos urbanos. Se trata de un sistema mediante "alternador reversible" que arranca el motor de forma mucho más suave que los mecanismos de arranque y parada automáticos de otras marcas. Además, este alternador con correa es capaz de re-arrancar el motor con el coche en movimiento a diferencia del resto de los sistemas comercializados en el mercado. Una vez detenido, para arrancar es necesario volver a hacer girar el motor mediante la correa del alternador por lo que el sistema obtiene la energía necesaria a través de un módulo eléctrico denominado eBooster que se carga acumulando la energía de las frenadas. Puede parecer algo relativamente sencillo pero las diferencias entre un motor HDi y uno e-HDi son notables en cuanto a diseño y complejidad.

El Peugeot 508 e-HDi está disponible únicamente con un cambio manual pilotado de seis velocidades CMP6 con el objetivo de obtener un consumo de combustible y unas emisiones de CO2 lo más reducidas posibles. Esta transmisión puede funcionar como un cambio automático o bien es posible seleccionar las marchas de forma secuencial mediante toques hacia o hacia abajo de la palanca o haciendo uso de las levas situadas detrás del volante. Incluso en modo automático la transmisión permite que hagamos los cambios de forma manual puntualmente.

Esta eficiente tecnología y una cuidada aerodinámica permite al 508 e-HDi homologar unos consumos de 5,1 l/100km en ciclo urbano, 4,0 l/100km en trayectos extraurbanos y 4,4 l/100km en el ciclo mixto, con un nivel de emisiones de sólo 115 gramos de CO2 por kilómetro recorrido. En nuestros recorridos de prueba habituales he obtenido cifras un litro por encima de estos datos homologados en todos los ciclos.

Conducción
Al volante, encontrar la postura correcta es fácil. La dirección tiene un buen tacto, con un nivel de asistencia variable muy acertado, y la sonoridad y vibraciones que llegan al habitáculo son muy bajas. En general, se ofrece un nivel alto de confort a pesar de que las suspensiones muestran un tarado firme que deja sentir las irregularidades del asfalto, aunque no llega a resultar incómodo. Esta configuración tiene su lado positivo en el aplomo que muestra en autopistas y autovías, además de una buena agilidad a la hora de circular por carreteras sinuosas.

Si viajamos a un ritmo tranquilo el manejo del cambio pilotado resulta suficientemente satisfactorio pero en caso de necesitar que el propulsor ofrezca más energía se muestra algo lento y brusco a la hora de engranar una marcha superior. Es especialmente notable la brusquedad del cambio en maniobras de aparcamiento, donde hay que ser muy cuidadosos con el acelerador si no queremos que el coche dé un tirón hacia delante o hacia atrás. El cambio tiene un modo Sport -pulsando la tecla "S" que hay junto a la palanca- que permite al motor subir más de revoluciones antes de cambiar a una marcha superior. Las levas que están detrás del volante están bien situadas, tienen un buen tacto e invitan a ser usadas por la facilidad y efectividad de su manejo. El desarrollo de las marchas es largo para favorecer el consumo y las emisiones.

La potencia del propulsor 1.6 e-HDi se muestra escasa en fase de aceleración aunque una vez lanzados puede mantener cruceros a una velocidad alta sin dificultad. El cambio pilotado tampoco ayuda en las aceleraciones y el resultado es que el 508 e-HDi necesita 11,9 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h. No es el coche ideal a la hora de realizar adelantamientos así que en este tipo de maniobras hay que asegurarse de disponer de espacio suficiente ya que nos llevará algo más de tiempo del deseado culminar la maniobra.

El sistema Stop&Start de arranque y parada automáticos tiene un funcionamiento particular. Además de parar el motor cuando estamos detenidos como el resto de dispositivos de otros fabricantes, el sistema de Peugeot también detiene el motor con el vehículo en marcha cuando bajamos de 8 km/h. Aunque el resto de sistemas siguen funcionando con normalidad -dirección asistida, climatización, etc- para algún conductor puede resultar extraño e incluso molesto si estamos en medio de una retención. Nada más soltar el pie del freno el motor se enciende con rapidez y muchísima suavidad.

La visibilidad que ofrece el 508 a la hora de maniobrar no es buena. Es difícil ver dónde termina la carrocería del coche por delante. Hacía atrás resulta aún peor, y en maniobras de estacionamiento apenas podremos tomar referencias por la luneta trasera debido a que está muy alta e inclinada. Afortunadamente en nuestra unidad contamos con sensor de aparcamiento trasero -un elemento opcional por 384,53 euros pero altamente recomendable-. El 508 no puede equipar una cámara de visión trasera ni en opción.

En resumen
El Peugeot 508 e-HDi es un coche elegante por fuera y que muestra una gran calidad en su habitáculo, mejorando en todos los aspectos a su predecesor el 407. Es un coche interesante para aquellos que quieran una berlina de gran tamaño y valoren más la habitabilidad y los bajos consumos por encima de las prestaciones. Por este motivo, la berlina gala resultará satisfactoria para los conductores que vayan a circular con frecuencia por trayectos urbanos, territorio donde se sacará más partido a su tecnología e-HDi. Si la mayoría de los desplazamientos son por vías rápidas o se desea tener un coche más prestacional será mejor decantarse por el 508 con motor 2.0 HDi de 140 CV, 1.200 euros más caro.

FICHA TÉCNICA:
Ficha técnica del Peugeot 508 1.6 e-HDi 112 CV:
MOTOR
Cilindrada: 1.560 cc
Numero de cilindros: 4 en línea
Número de válvulas por cilindro; 2
Alimentación: e-HDI
Potencia máxima: 112 CV (82 KW) a 3.600 rpm
Par máximo: 285 Nm (29,1 Mkg) a 2.000 rpm
Diámetro x carrera del cilindro: 77 x 85 mm
Normativa de descontaminación: Euro 5
Filtro de Partículas (FAP): Sí
CONSUMO
Consumo urbano: 5,1 l / 100km
Consumo mixto: 4,4 l / 100km
Consumo extraurbano: 4,0 l / 100km
Emisiones CO2: 115 g/km
Capacidad deposito combustible: 72 litros
PRESTACIONES
Velocidad máxima: 197 km/h
Aceleración 0-100 Km/h: 11,9 segundos
Aceleración 1.000 m con salida parada: 33,1 segundos
TRANSMISIÓN
Caja de Cambios: Manual Pilotada 6 velocidades
DIRECCIÓN
Dirección: Asistida variable en función de la velocidad
SUSPENSIÓN
Suspensión delantera: Eje delantero pseudo-Mc Pherson
Suspensión trasera: Tren multibrazo
FRENOS
Sistema de frenos: Hidráulico, doble circuito
Frenos delanteros: De tipo X con discos ventilados
Frenos traseros: Discos macizos
Otros: Sistema antibloqueo de ruedas ASR (antiderrapaje) + ABS + Asistencia al frenado de emergencia + Repartidor electrónico de frenada / ESP (control de estabilidad)
DIMENSIONES
Longitud: 4.792 mm
Anchura: 1.853 mm
Altura: 1.456 mm
Distancia entre ejes: 2.817 mm
Vía delantera: 1.579 mm
Vía trasera: 1.552 mm
Volumen del maletero: 497 litros (+48 si no lleva rueda de repuesto)
PESOS
Tara: 1.485 kg
Peso máximo autorizado: 2.005 kg
Máximo remolcable con frenos: 1.475 kg

Equipamiento de serie del Peugeot 508 según el acabado:

ACCESS
Aire acondicionado
Asiento conductor con ajuste de altura
Banqueta trasera abatible 1/3 2/3
Radio CD MP3 Wip Sound con toma USB y Jack
Control de estabilidad (ESP), ASR, ABS, REF y AFU
Airbags frontales, laterales delanteros y de cortina
Elevalunas eléctricos delanteros y traseros
Función Hill Assist (asistente de arranque en pendiente)
Llantas de acero 16" Style A
Regulador/limitador de velocidad
Rueda de repuesto de tamaño normal
Volante de cuero multifunción
Faros Antiniebla con función de cornering
Seguridad eléctrica para niños
Cierre centralizado con mando a distancia
Barras de techo (sólo en carrocería SW)
Cubre equipaje retráctil (sólo en carrocería SW)

ACTIVE
Asientos con reglaje lumbar eléctrico
Climatización bizona
Llantas de aleación 17" Style 04
Pack Confort: encendido automático de luces + retrovisor interior electrocromo + sensor de lluvia
Techo panorámico de cristal (sólo en carrocería SW)
Toma 12V en maletero (sólo en carrocería SW)

ALLURE
Apertura y arranque sin llave
Cristales traseros sobretintados
Contornos de las lunas laterales cromados
Detector de obstáculos trasero
Freno de mano eléctrico
Kit Manos libres Bluetooth
Retrovisores exteriores abatibles eléctricamente
Tapicería semi cuero
Volante de cuero plena flor multifunción
Llantas de aleación 17" Style 05

GT
Asientos delanteros eléctricos y calefactables
Pack Visión Plus: Faros bixenon, faros direccionales, luces diurnas con tecnología LED y encendido automático de luces de carretera (Smartbeam)
Head up Display
Llantas de aleación GT 18"
Navegación Wip Nav Plus
Peugeot Connect
Tapicería de semi cuero GT con reglaje de cojín
Decoración interior con insertos de aluminio
Doble cánula de escape cromada
Tren delantero de doble triángulo con pivote desacoplado
Calandra específica GT
Detector de subinflado

PROS Y CONTRAS:
NOS GUSTA:
Sensación de calidad interior
Diseño exterior
Aplomo y estabilidad
DEBE MEJORAR:
Aceleración
Visibilidad a la hora de maniobrar
Cambio pilotado algo brusco

VALORACIÓN:
Calidad / Precio 7
Acabados 8
Aceleración 6
Capacidad de carga 7
Comportamiento 8
Consumo 8
Dirección 7
Equipamiento 7
Habitabilidad 8
Motor 7
Seguridad 7
Sonoridad 7
Velocidad 7
Visibilidad 5
VALORACIÓN MEDIA: 7.07

Galería 508:

Fuente: motor.es

Etiquetas: Noticias,