Guía para comprar coche de ocasión.

En estos tiempos que corren, la compra de un coche de ocasión o seminuevo, se está convirtiendo e una buena alternativa y una opción interesante para comprar un buen vehículo que se ajuste a nuestro presupuesto.

Pero realizar una buena compra de un coche de ocasión no siempre resulta fácil. Lo mejor es llevar a alguien que entienda del tema, un amigo mecánico o similar.

En cualquier caso, nosotros podemos observar diferentes aspectos para comprobar el estado del vehículo que quermos comprar.

Es necesario tomarse tiempo y paciencia. Mirar sin prisas y comprobar diferentes elementos del vehículo. Muchos daños o desperfectos deben descartar sin lugar a dudas nuestra futiura compra. Otros, depende de lo que busquenos y del dinero que queramos emplear.

En este artículo, hemos recopilado cierta información que pensamos te puede ser de utilidad.

¿Saber que queremos comprar?
Lógico, lo primero es saber que vehículo queremos. Parece algo evidente pero no todo el mundo lo tiene claro. Si no llegamos al concesionario con una idea bien definida de lo que buscamos podemos desorientarnos y realizar una mala compra. Lo primero es limitar el presupuesto, definir claramente cuanto queremos gastar, y luego el tipo de vehículo que buscamos. No es necesario concretar del todo, pero al menos limitar si queremos un 3 puertas o 5, si queremos un familiar, un monovolumen, etc... Llevando estas ideas claras, podemos centrarnos ya en comprobar y comparar las opciones que nos ofrezcan.


¿Buscar los precios del mercado?
Antes de acercarse a realizar la compra, es interesante saber los precios del mercado. Buscar vehículos en páginas de venta online de ocasión, nos dará precios aproximados del mercado. 

No precipitarse.
Evidente, sin prisas, ir un día y otro también a mirar el coche si quedan dudas. Perguntar todo lo que nos parezca. Si ante esto, la actitud del vendedor no es la correcta, pues es un punto en contra para la compra. Con educación y sin miedo a ser pesados, informarse al detalle del vehículo: es una inversión elevada y hay que estra seguro. 
No preocuparse por hacer la compra rápida. Hay mucho mercado y si no compramos el primero que hemos visto surgirán otras opciones.

ASPECTOS DEL VEHÍCULO:
Y aquí llega la parte más orientada a comprobar la calidad de la compra que queremos hacer. Como comentamos, la ayuda de alguien que entienda nos ayudará, pero nosotros mismos, siendo minuciosos, podemos comprobar el estado del vehículo.

Desgastes:
Comprobar desgastes de diferentes elementos nos dirá si el coche ha sufrido un gran uso e incluso nos desvelará algún defecto.
- Desgaste de la palanca de cambios, volante, maneta de las puertas, pedales y asiento del conductor: indican si ha sufrido un gran uso, independientemente del quilometraje indicado.
- Sentarse en todos los asientos, y comprobar chirridos o ruidos raros. Subirlos y bajarlos mediante los mandos de regulación.
- Bajar los parasoles y subirlos. Ver que se aguantan bien y mantienen la resistencia.
- Abrir y cerrar guantera buscando daños o ruidos.
- Desgaste de los neumáticos: si es irregular puede indicar un problema en la dirección o alienación de las ruedas.
- Suspensiones: empujar fuerte hacia abajo y soltar. El coche debe subir suavemente sin rebotes. Cualqueir otro comprotamiento o ruidos indica desgaste excesivo o desperfectos.
- Abrir capó, maletero y puertas y buscar óxidos y ruidos en las zonas más escondidas de los marcos. 
- Buscar óxido también por el paso de rueda y por los bajos del coche.

Daños en el chasis. Inadmisible.
Un vehículo con una reparación en le chasis no es una opción para la compra. Un daño estructural debilita la rigidez del vehículo y pone en peligro nuestra seguridad. Incluso haciendo una buena reparación del chasis, nunca tendrá la misma rigidez y seguridad estructural.
Para comprobar el chasis miraremos.
- Inspeccionar los largueros del vehículo. Buscar soldaduras y masilla en los mismos. Deben estar rectos, sin síntomas de haber sido repindatos, soldados o enmasillados. Comprobar principalmente los largueros del motos, ya que los golpes frontales son habituales.
- Probar el vehículo en carretera, subiendo desniveles como una acera o similar para buscar torsiones extrañas, crujidos y ruidos.
- Una buena prueba, es con el coche con una rueda sobre un desnivel (por ejemplo la acera) abrir y cerrar puertas. Una torsión excesiva impedirá o dificultara la apertura y cierre de las puertas.

Acabado exterior:
Una vez descartemos daños en el chasis, debemos fijarnos en el aspecto exterior.
- Mirar a contraluz la pintura, para comprobar cambios de tonalidades . Un repintado de cualquier parte del coche indica una reparación que debemos preguntar.
- Abrir y cerrar las puertas: deben hacerlo suavemente, no deben estar duras ni presentar desajustes. Hacer lo mismo con el maletero y el capó. Deben tener un tacto correcto en su apertura y cierre.

Óxido.
Nos paramos un poco más en este aspecto que ya hemos comentado. La presencia de óxido es un aspecto importante, ya que aunque veamos leves zonas oxidadas, pueden ser "la punta del iceberg". El óxido empieza por zonas ocultas y se expande hacia el exterior, por lo que cuando lo vemos puede que ya haya zonas mayores afectadas o que se deba a un mal pintado del mismo, lo cual indica una mala reparación. 
Mirar la zona de la batería, en donde suele acumularse mucho óxido si el coche no ha recibido un buen ciudado.
Y recuerda que el óxido, siempre sigue aumentando y se expande. Un coche con zonas evidentes de óxido, aunque estén bien disimuladas, no es una buena opción.

Otras comprobaciones:
- Cinturones de seguridad: se extienden y recogen con normalidad. Los anclajes funcionan correctamente. La cinta no tiene desgastes irregulares. Probar todos los cinturones.
- Si los asientos traseros se pliegan, abátelos para ver que funcionan correctamente.
- Ventanillas: suben y bajan sin problemas, sin ruídos extraños o resistencia excesiva.
- Gomas: las gomas de la puerta están en perfecto estado, sin grietas o resecas.
- Faros: el cristal del faro no presenta grietas. El interior no tiene manchas extrañas o ha perdido su brillo. Si esto último ocurre indica que entra agua o humedad en el mismo.
- Sentados con contacto puesto manejar los mandos. Luces, intermitentes, A/C o calefación, etc...
- Arrancar el coche y mover el volante. Comprobar holguras.
- Poner primera y el freno de mano. Soltar el embrague poco a poco sin acelerar. El coche debe tender a calarse e incluso calarse. Esto es una buena comprobación que descarta posibles problemas del disco de embrague.
- Abre con el mando y abre tambien con la llave usando todas las cerraduras que tenga el coche. Si tiene más de una llave hazlo con las dos.

Prueba en carretera:
Imprescindible. Probarlo en diferentes carreteras, con curvas y en autopista. Aparcar el coche y probar el freno de mano en una pendiente.
Probarlo en las velocidades medias habituales de uso, ya que si tiene daños, ruídos u holguras, las acusará en este rango, por ser el de su uso habitual.

Formulismos:
No debemos obviar informaciones complementarios que nos pueden evitar algún que otro susto.
- Comprobar el número de chasis del vehículo, que coincida con el de la ficha técnica.
- Comprobar la fecha de fabricación (está en la ficha) y de matriculación del vehículo. Una demora excesiva entre ambas fechas debe ser explicada. Puede que sea por tartarse de un coche de exposición pero tambien puede ser por sufrir una reparación de un golpe en el transporte.
- Con el número de matrícula podemos obtener los datos del coche en la DGT, para descartar posibles cargas del mismo, o multas pendientes.

Opciones que revalorizan la compra:
- Que nos ofrezcan una garantía oficial de la marca de al menos un año. Muchos concesionarios lo hacen. Incluso lo hacen sin límite de Kms. Preguntemos bien por la garantía que ofrecen.
- Que cuente con un certificado de control de quilometraje y calidad. Nuevamente muchas marcas ofrecen este tipo de certificados que siempre es una garantía.

Consideraciones finales:
Entedemos que aspectos como el óxido evidente y los daños en el chasis deben descartar la compra de un vehículo. Cualqueir otro desperfecto dependerá de tu "nivel de exigencia". Una reparación de chapa o algunos desgastes no tienen porque se indicativos de que estamos ante un mal vehículo. En este caso es necesario comparar mucho y ver nuestras espectativas y necesidades a la hora de comprar.